Contacto
Fachada de la Iglesia de San Martín

Siguiendo con la intención de dar a conocer aspectos de nuestra Cofradía queremos hacer un repaso histórico sobre los orígenes de nuestra actual sede la Iglesia y Parroquia de San Martín.

Antolinez de Burgos (S. XVIII) dice “….se acaba de reedificar desde sus cimientos en el año 1691” y continua diciendo “es de una sola nave y contiene dos capillas…” además se constata que por aquel entonces tampoco había datos fiables sobre su origen.

A mediados del S.XVIII Manuel Canesí dice “la que hoy es Parroquia de San Martín fue en su original fundación una ermita fabricada en 1162” atribuyendo su transformación en Parroquia al incremento que el barrio experimentó como consecuencia de la instalación en él del Tribunal de la Real Chancillería que si bien en principio su presencia fue esporádica, es en tiempos de Enrique III cuando se instala de forma definitiva, no obstante para entonces hace ya mucho tiempo que San Martín es ya parroquia pues existe un documento del año 1288 en la que figura como tal.

Matias Sangrador escribe, a mediados del XIX, que “la Iglesia existía ya en 1148 “. Un documento de la Colegiata de Valladolid hace referencia a dicha parroquia a fines del S. XI principios del S. XII como consecuencia del aumento de población que experimento la villa de Valladolid debido a la peregrinación a Santiago de Compostela y la llegada de gentes denominadas “francos” aunque no todos fueran franceses. A favor de que estos fueran el germen del nacimiento del barrio es la advocación del templo, San Martín de Tours, soldado romano que se convirtió al cristianismo y que acabo siendo Obispo de Tours (Francia)

Admitiendo pues la existencia de una primitiva ermita bajo la advocación de San Martín es evidente que esta sufrió numerosas modificaciones para lo cual se construiría la actual torre, único vestigio del templo primitivo. Seguramente iglesia y torre comenzaron a construirse a fines del S.XII terminándose, esta última a comienzos del XIII. Junto a este primitivo templo existiría un cementerio como parece deducirse de un documento fechado en 1556 por el cual se permitía al Ayuntamiento ensanchar la calle de la Chancillería, segundo tramo de San Martín, y por la que se pagaron 100 ducados.

En el año 1558, y a pesar de las dificultades económicas, se decidió dar comienzo a la construcción de la capilla mayor de la Iglesia. Por este motivo el maestro Rodrigo de Ocabe firma el contrato por el que se compromete, siguiendo ciertas directrices dictadas por Diego de Praves, maestro de cantería de la Iglesia Mayor de la Villa. Diversos contenciosos dieron lugar a que en 1595 las obras no hubieran concluido. No obstante se sabe que en el año 1601 el altar mayor y las capillas laterales (dedicadas a Santa Úrsula y San Sebastián) estaban finalizados y que en el año 1602 Cristóbal García de Mazuecos realiza una reja para la capilla mayor y otra para la del bautismo.

Torre de la Iglesia de San Martín

Parece ser que en una segunda fase, (no hay documentos suficientes que lo acrediten), Diego de Praves se hace responsable de la construcción del cuerpo, capillas, y fachada de la iglesia. En esta fase se procede al derribo de la anterior construcción, salvo la torre, “...A gloria y onra de Nuestro Señor y de la Virgen María Nuestra Señora y del bienaventurado S.Martin….fabrícala FRANCO DE PRAVES, Maestro Mayor de Obras Reales de su Majestad, acabose año 1621 “, fijándose el precio de las mismas en 4.300 ducados."

El 6 de Enero de 1617 , Bernardino de Galdo en nombre de su hermano Fray Alonso de Galdo, Obispo de Honduras, adquiere a la parroquia un sitio para hacer una capilla para su entierro y la de los señores licenciado Francisco Fresno de Galdo y Doña Mariana de Galdo, su esposa. En los últimos años del S.XVII la iglesia se enriqueció con una nueva capilla, la central del lado del evangelio fundada por D.Gaspar de Vallejo en 1623 pero cuya edificación se retrasaría setenta años (en esta capilla es donde actualmente se encuentra la Imagen de Nuestra Señora de la Piedad). Por fin en 1721 se coloca en el frontón de la portada principal un altorrelieve representando a San Martín partiendo la capa al pobre, obra de Antonio Tomé

Llegados a este punto, retrocederemos hasta el año 1965, en el que el día de San José, hacia las nueve de la mañana se produce el derrumbe de la techumbre afectando a gran totalidad del templo. En aquellas fechas como consecuencia de este suceso se plantearon varias soluciones entre las que figuraba el mantenimiento de la torre y la construcción de una cripta. No obstante la Junta de Gobierno de la Cofradía entiende que se debe de hacer un esfuerzo por ambas partes, parroquia y cofradía, para conseguir un templo digno que supusiere la recuperación de la vida parroquial. Para ello tuvieron gran relevancia tanto las gestiones del párroco como de la cofradía ante el arzobispado y con la aportación por parte de la cofradía de parte de los gastos originados en su restauración (según se aprobó en Cabildo General Ordinario estos ascendieron a un total de 219.391 pts.).

Ante el deterioro que nuevamente sufría la iglesia, afectando fundamentalmente a las cubiertas, en el año 2001 la Iglesia es nuevamente restaurada abriéndose oficialmente al culto el día 11 de noviembre de 2009.

Retablo de la Iglesia de San Martín

© Muy Ilustre Cofradía Penitencial de Ntra. Sra. de la Piedad