Contacto

Convento de la Merced Calzada

Fachada del convento de la Merced

El convento de la Merced Calzada existió en la calle de su mismo nombre. Fue de muy antigua fundación. Cuando la exclaustración de 1836 fue dedicado a cuartel, y más tarde derribada la iglesia para abrir la calle.

La Iglesia contaba con muchas capillas pertenecientes a familias importantes de la ciudad, como lo demostró durante una de las obras de rehabilitación la aparición de un esqueleto con los atributos de la orden a la que pertenecía

“…un cuerpo como un esqueleto que tenía las insignias de caballero de la Banda, que eran banda y espada y espuelas doradas. Hizo admiración que le durase entera grande barba y cabello igual, y consistente armadura. Viose una tarde arrimado a la pared sin que se desarmase y destrabase la corporal compostura, y al moverle se desvaneció toda aquella fábrica..."

La portada presentaba una fachada clasicista similar a la de la actual Iglesia de las Angustias y además de la imagen de la Virgen de la Merced rodeada de otros santos mercedarios contaba con las imágenes de S.Pedro Nolasco y S. Pedro Pascual.

El convento, no así la Iglesia derribada para abrir la actual calle de la Merced permaneció en pie hasta fechas recientes

Iglesia de San Antón

San Antón

La iglesia penitencial de San Antonio Abad, conocida popularmente como “San Antón”, formó parte primitivamente de uno de los numerosos hospitales con que contó la entonces Villa de Valladolid. Este hospital se fundó con objeto de recoger y cuidar en él a los pobres que padecían cáncer u otras enfermedades cutáneas. La iglesia estuvo situada en lo que entonces fue la calle de Clérigos Menores, después de San Antón y finalmente de Simón Aranda, estando ubicada junto al Colegio de Padres Jesuitas de San Ambrosio. La entrada principal al templo se realizaba por la antedicha calle de Simón Aranda, aunque durante algún tiempo también tuvo una puerta de acceso por la actual calle del Santuario.

La iglesia se fundó gracias a la generosidad de Francisca de Taxis “mujer que fue de Mateo de Taxis correo mayor que fue de su magestad”, los cuales la eligieron asimismo como lugar para su enterramiento. En su testamento encargaba a su testamentario, el Doctor Ruesta, que se ocupara de buscar a un arquitecto o maestro de cantería que construyera, o quizá reconstruyera (no queda muy claro en los documentos si ya existía una iglesia anterior), la iglesia de San Antonio Abad.

En 1572 el templo sufrirá unas modificaciones importantes. El dicho, Hernán López de Calatayud adquiere una capilla de la iglesia (a los pies de la misma, en el lado de la epístola), la cual manda edificar al arquitecto Juan de la Vega, con quien se concierta el día 16 de abril de ese mismo año

El año de conclusión de las obras, 1574, se podía constatar gracias a una inscripción que recorría la cornisa de la iglesia:

“A HONRA GLORIA DE DIOS PARA SV SERVICIO I POR DEVOCION DEL GLORIOSO SAN ANTONIO REDIFICON ESTA SV IGLESIA EL YLLVSTRE SEÑOR (aquí hay muchas letras borradas con yeso) VILLA AÑO 1574”.

Debajo del coro se podía leer otra inscripción:

“CANIA TE DOMINO CANIICVM NOBVM & Z MIRA BILIAL”

La iglesia, finalmente demolida el 28 de abril de 1939, dio paso aun edificio dentro del cual se estableció el teatro Cervantes.

Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario

Iglesia de Ntra. Sra. del Rosario

La Iglesia del Rosarillo formaba parte del antiguo Hospital de S.Cosme y S.Damián y fue construida a principios del S.XVII formando parte del patronato del Rey Felipe III como lo demuestra su escudo ubicado en la fachada principal

La portada, de estilo renacentista y que se encuentra actualmente formando parte del Palacio de Villasante, actual sede Arzobispal de Valladolid, se relaciona con Juan de Nates.

La Iglesia, también relacionada con Juan de Nates, se encuentra actualmente cerrada al culto y presenta en su interior varias capillas. El retablo Mayor, coronado por un Calvario presenta imágenes de S.Cosme y S. Damián, posee además varios retablos en sus capillas uno dedicado a la Sagrada Familia con el Padre y el Espíritu Santo, S.Joaquín y Santa Ana realizado por Pedro Sierra en 1776 y que fue trasladado posteriormente a la Capilla del Colegio de las Jesuitinas

Convento de las RR.MM. Descalzas Reales

Retablo RR.MM.Descalzas Reales

En el pasado siglo y en dos ocasiones, siempre como consecuencia de las obras acaecidas en el templo de S.Martín, la primera de ellas en la década de los años sesenta debido al derrumbe de la bóveda de la mencionada iglesia, y más recientemente debido a su restauración, la Cofradía se traslado al Convento de las RRMM Descalzas Reales

El convento pertenece a la Orden de las Franciscanas Descalzas de Santa Clara de Nuestra Señora de la Piedad, cuya fundación tuvo lugar en Villalcázar de Sirga (Palencia) el año 1550. Con la ayuda de su patrono, el Conde de Osorno se trasladaron a Valladolid en 1552, ocupando de manera provisional una casa situada en las proximidades de la Puerta del Campo (principio de la Calle Santiago), en espera de ocupar el lugar definitivo frente a la Chancillería, para lo cual fue necesaria la compra de algunas casas nobles y palacios.

En 1595 adquirió el patronazgo del convento Don Francisco Enríquez de Almansa junto con su esposa Mariana de Zúñiga y Velasco, los cuales se comprometieron a construir una iglesia y un edificio decente, así como a entregar una renta anual a cambio de adquirir la capilla mayor para su propio enterramiento y el de su familia. A comienzos del siglo XVII, al trasladarse la corte a Valladolid, el rey Felipe III y su esposa Margarita de Austria, adquirieron el patronato haciéndose cargo de la construcción del nuevo convento, así como de la iglesia, para lo cual se siguieron las trazas del arquitecto real Francisco de Mora, encargándose de la dirección de las obras Diego de Praves. Las obras se iniciaron durante la estancia de la corte en Valladolid aunque la escritura de patronazgo no se firmó hasta el 26 de junio de 1615, cuando la corte ya había regresado a Madrid. En esta escritura de patronazgo se cambió la advocación del convento de la Piedad, por la Asunción y se establecían una serie de normas y condiciones a cumplir por las religiosas, a cambio, la Corona se comprometía a entregar 500 ducados al año para el mantenimiento del convento.

Del interior destaca el retablo mayor, compuesto de tres cuerpos más el ático. Está realizado en madera por el ensamblador Juan de Muniátegui, el escultor Gregorio Fernández y el pintor Santiago Morán, cuyas pinturas fueron entregadas al convento en el año 1612, siendo estas una copia de las que había encargado la reina Margarita para el convento de las Descalzas Reales de Madrid y que llegaron en mal estado. En el crucero hay dos retablos gemelos de principios del siglo XVII y en el lado de la Epístola se conserva un púlpito barroco del siglo XVIII de hierro con tornavoz de madera.

En su interior el claustro, de orden toscano, presenta una planta cuadrada con cinco huecos por crujía. Tiene dos pisos, el inferior con arcos de medio punto sobre columnas toscanas y el superior con arcos escarzanos, también sobre columnas toscanas. En la actualidad se encuentran cubiertos los huecos, las paredes llevan un acabado de enlucido y el pavimento es el original. En el centro del claustro existe un pozo de piedra, con brocal octogonal y una armadura que sujeta el sistema de poleas para subir el agua, se accede a él a través de cuatro caminos de piedra. En el lado sur del piso bajo se encuentra la sala “De Profundis” donde las monjas rezan y velan los cadáveres de las fallecidas antes de ser enterrados en la cripta de la comunidad, a la cual se accede desde una sala situada en el lado oeste.

Hay que destacar también que el Monasterio cuenta con la única colección en España de la pintura de la Escuela Toscana donación de la Reina Margarita de Austria.

© Muy Ilustre Cofradía Penitencial de Ntra. Sra. de la Piedad