Banda de gaitas
Banda de gaitas

En el año 1984 un grupo de cofrades, con el permiso del entonces Hermano Mayor D. Felipe Santander de la Mata, decidieron la creación, dentro de la Banda de Cornetas y Tambores, introducir un nuevo instrumento: la gaita, creándose así la sección de gaitas, con su propio repertorio. Dicha sección permaneció integrada en esta banda hasta el año 2010 cuando la Banda de Cornetas y Tambores iniciaron un nuevo estilo musical incluyendo nuevos instrumentos de metal, y unificándose con la Agrupación Femenina. La sección de gaitas con un importante número de componentes pasa a cubrir el lugar dejado por dicha Agrupación y acompaña al “Paso" Cristo de la Cruz a María en las Procesiones de Jueves y Viernes Santo.

Los nuevos estatutos la han convertido en Banda de Gaitas de la Muy Ilustre Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de la Piedad, representando a la Cofradía en diversos desfiles procesionales y habiendo participado en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de 2011. También han realizado diversas actuaciones en Centros Asistenciales de Valladolid.

En la actualidad está formado por 20 componentes mayoritariamente muy jóvenes pero con amplia experiencia y sobre todo gran entusiasmo y hermandad entre ellos. Se puede afirmar que es la banda de gaitas más numerosa de Valladolid, teniendo en cuenta la Banda de Gaitas de la Casa de Galicia y la Banda del Centro Asturiano, y la única de cofradía existente actualmente en nuestra ciudad

El instrumento base es la gaita gallega y con respecto a esto, surge la pregunta, sí en Castilla La Vieja el instrumental más representativo es la dulzaina y tamboril… y concretamente en las procesiones el lúgubre llanto característico de la corneta… ¿qué pintan entonces gaitas gallegas en la Semana Santa Vallisoletana.? la respuesta es complicada. Hay algunos que dicen que pretendieron, en sus comienzos, rendir homenaje a nuestro más insigne escultor en madera policromada, llamado a este arte la imaginería, y máximo representante de lo que en el Siglo de Oro se denominó Escuela Castellana. Este imaginero no es otro que Gregorio Fernández, que vino al mundo en el pueblo de Sarria, en Lugo, que el destino hizo que se estableciera y acabara sus días en nuestra ciudad y su legado de obras sublimes, inimitables e irrepetibles, algunas desgraciadamente perdidas, hacen que nuestra Semana Santa sea única en el mundo. Y Gregorio Fernández, como buen gallego que era, en sus obras también nos retrató el amor por su tierra, la añoranza de su Galicia natal, es decir: la “morriña”… Claro ejemplo de esto lo podéis admirar aquí mismo en Valladolid, en el Monasterio de las Huelgas Reales, en donde una de sus joyas es la llamada Capilla del Nacimiento, un alto relieve en cuya composición de la escena del Nacimiento, el autor establece uno de sus prototipos, la adoración de los pastores donde uno de ellos esta tocando la gaita…Esta puede ser pues la explicación del porque de las gaitas de la Muy Ilustre Cofradía Penitencial de Ntra. Sra. de la Piedad.

Banda de gaitas

© Muy Ilustre Cofradía Penitencial de Ntra. Sra. de la Piedad